8 de marzo, entre insultos y agresiones

Parecería que ser mujer y estar en política se ha convertido en un doble pecado que merece todos los insultos y vejámenes posibles. Es como si las redes sociales cumplieran la labor de hogueras del siglo XXI y los internautas fueran jueces implacables que pueden hablar desde el color de tus zapatos, hasta de tu moral sexual.

Vergonzosamente la violencia política contra las mujeres está tan normalizada que en algunos ya ni causa estupor, al punto que en una inicua pretensión de justificar lo injustificable se dice que las ofensas “son parte del debate político”. Y así Ecuador da un paso más a la impudicia, dando cancha libre a un patán, con amplio historial de malandro, a lanzar improperios en un espacio radial contratado, a todas las mujeres que no son de su agrado: “drogadictas, degeneradas, prostitutas, perras, ratas” o “nalgonas que no excitan ni provocan nada porque da asco su presencia”, entre otros epítetos y frases peyorativas que buscan menoscabar la honra de las mujeres que hacemos política.

Esto me recuerda cuando a mi me atribuyeron un video pornográfico, seguramente, también lo hicieron porque era “parte del debate”, quizá por eso, muchos se burlaron y aún sabiendo que no era yo quien aparecía en esa grabación, se creyeron con autoridad moral para cuestionarme y mentir en entrevistas, diciendo a viva voz “que no hacen videos como la Aguiñaga”. A estas bajezas no se las puede maquillar, ni poner títulos pomposos, son miserias y así se las debe llamar.

O las incómodas ocasiones, en que los periodistas me han citado para hablar de mi labor legislativa, pero en realidad ha terminado siendo un encuentro para saber la marca de reloj que estoy usando, como luce mi peinado, o mostrarme su profunda y alarmante preocupación porque tengo ovarios y no hijos, mientras me toma fotos de la cadena que uso, imagen que termina siendo la portada de la noticia, eso no “es parte del debate”, las cosas por su nombre, esto es misoginia.

Las mujeres que hacemos política y las que no, estamos más expuesta al ojo crítico de la sociedad. A nosotras se nos exige cumplir ciertos cánones sociales que a los hombres no, impuestos seguramente por algún aburrido que jamás conoció la rebeldía femenina, ni puede ver a través de nuestros ojos cuanto amamos desafiar al mundo y la enorme satisfacción que nos produce jamás inclinar la cabeza.

Por eso, este 8 de marzo nada que celebrar, hoy vamos a reivindicar nuestro compromiso de lucha por las que a diario son agredidas, asesinadas, discriminadas, las que no tienen voz, las que se cansaron de gritar y nadie las escuchó, por todas. No queremos frases bonitas, queremos que respeten nuestros derechos, poder transitar libres y sin miedos.

Así que no nos vengan a decir que los escarnios forman “parte del debate”, porque muchas de las nuestras que lamentablemente no llegaron a este día, su calvario empezó con un “perra”, “nalgona” o “puta”, que luego se convirtió en un puñal que apagó su luz para siempre.

Te invito a que juntas le gritemos al mundo el amor y el respeto que merecemos; cuenta conmigo para romper el silencio, para vencer el miedo, para destruir los estereotipos, para batallar hasta que lo logremos. No estás sola, si para que se haga justicia debemos protestar, protestaremos juntas.

20 comentarios en “8 de marzo, entre insultos y agresiones

  • Como siempre BRILLANTE MARCELA. Apoyamos incondicionalmente las acciones que se tomen, especialmente contra el miserable y cobarde delincuente que perdió toda verguenza e iirrespeta no sólo a las mujeres sino al país en su conjunto. Lamentablemente el cuántico, que hoy es su SOCIO, felicitará al misógino y seguirán en sus trafacías. Que verguenza. FELICITACIONES Y ADELANTE HASTA LIMPIAR, EN MINGA
    NACIONAL, toda la porquería de pseudo políticos que aún quedan¡¡¡¡

  • Compañera, eres un ejemplo de lucha y esperanza. Muchas gracias por tu trabajo y sigue adelante. La lucha que tenemos en nuestro país es de mujeres y hombres con una piel de acero. No permitamos la humillación ni el menosprecio para nadie. Existen miles y miles de compás que lucha a diario por los derechos de la mujer, de los niños, de hombres y mujeres que piensan o actúan diferente, o tienen otro tipo de piel. En este día especial te envío un fuerte abrazo de respaldo y apoyo a tu labor desde Hamburgo.
    Saludos Patricio Vallejo Paredes

  • A no descansar en nuestra lucha, a seguir fortaleciendonos como mujeres empoderadas, todas merecemos respeto y hay q como damas defenderla. Un abrazo solidario a todas las mujeres q dia a dia hacemos Patria desde nuestras trincheras.

  • Realidad en nuestro país. Excelente artículo que nos lleva a reflexionar para unirnos y seguir luchando por nuestros derechos. Saludos mi estimada Marcela.

  • Buen dia Marcela ….
    La felicito por la tan explicita y verdadera manera de expresarse a traves del escrito publicado …. desde lo mas elemental o pequeño que pueda ser, tiene todo mi respaldo y seguramente el de millones de personas, porque a una mujer nada ni nadie puede ni debe siquiera pensar en ultrajarle, mancillarle o insultarle como lo ha hecho la escoria mas abobinable que tiene el Ecuador.
    Una vez mas mis felicitaciones y toda mi admiracion y no se me olvide que siempre estamos listos pa las que sean.
    Saludos.
    Albo11
    P.D. disculpe todas las faltas de ortografia (es el ipad, no la ignorancia)
    y solo nos separa los colores.

  • Así es estimada Marcela, fuerza y lucha.. pues con dignidad, con inteligencia y sobre todo mucha pasión por nuestros ideales lograremos mejores cosas para nuestra sociedad. A los perros que ladran, solo se los deja pasar… Pues es señal de que estamos haciendo las cosas bien!!

  • Marcelita, bravo, como siempre brillante, felicitaciones y agradecimiento por su artículo, como mujer y revolucionaria aunque no haya ostentado ningún cargo público, soy de corazón y me siento plenamente identificada con usted . Gracias nuevamente por levantar su voz en defensa de todas . Un fuerte abrazo

  • Estimada Marcela:
    Gracias por compartir su maravillosa artículo, sin duda alguna usted nos representa, y me da orgullo y satisfacción que así sea. Mujer maravillosa, bien preparada y para colmo guapa y elegante, como toda mujer.
    Abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *