El cerro es verde en mi Mapasingue

No esperaba tanto cariño de golpe, por eso me sorprendió que todos quisieran hacerse una foto conmigo.

Desde que llegué a Mapasingue Este, al final de la tarde, ya nos esperaban cientos de simpatizantes con banderas, pitos, tambores y aplausos interminables.

Familias enteras, ancianos, jóvenes, comerciantes se acercaron a manifestar su apoyo incondicional por nuestra candidatura para las elecciones del 19 de febrero de 2.017.

La caravana empezó en una cuesta muy empinada del cerro, y desde su inicio recibimos el saludo afectuoso de la gente del sector.

Una mujer mayor, Mariana Andagoya, de 66 años, quien vive con su esposo y cuida a 4 de sus nietos (porque sus hijos tuvieron que emigrar por culpa del feriado bancario de 1999), tomó mis manos y susurró que sigamos ayudando a la gente pobre, sin acordarse nunca de su propia condición de necesidad.

Cuánta rabia e impotencia sentí al recordar a los millones de ecuatorianos que tuvieron que salir de su propio país, obligados por una crisis que jamás provocaron.

Ella vende maduros lampreados en una improvisada carretilla y camina con dificultad por las estrechas calles del sector, ofreciendo sus deliciosos productos a la vez que regala sonrisas y mucho amor.

Más adelante, Miguel Zumba Arévalo, no pudo contener las lágrimas cuando nos saludamos. Me contó que conoció al Presidente Correa en Colimes, hace 20 años, y que su aspiración como ciudadano humilde es de que exista un cementerio para los pobres, que no cueste dinero. Guardé silencio y abracé nuevamente a Miguel, varón que llora lágrimas de un guerrero de 76 años, padre de 9 hijos.

Esos son los encuentros cercanos que considero la mejor parte de la nueva lucha política que hoy estamos empezando.

Quien no pudo salir de su casa fue Aura Baque, por lo que me acerqué hasta su ventana, para que ella pudiera manifestarme que deben existir más accesos y facilidades para las personas con movilidad reducida en todos los sitios, de manera que puedan disfrutar de un paseo agradable con la familia. Le dije que todo va a cambiar. Tenemos a Lenín Moreno que va a ser nuestro Presidente y quien más que él para comprender esa situación. «Todos haremos el esfuerzo para que ese cambio la beneficie», le expresé.

Más adelante conocí a Wendy, madre de Sarita de 8 años, quien nació con Síndrome de Down y que además es autista. Hablamos por algunos minutos y ella no paraba de agradecer que recibe el Bono Joaquín Gallegos Lara y que solo así puede ayudarse con las terapias y la educación de su pequeña hija.

En media loma de nuestra caminata saludamos con propietarios de tiendas, obreros y amas de casas de todo el sector, zigzagueando para atender el llamado afectuoso de los vecinos que pedían banderas para colocar en sus ventanas, y así poder recibirnos en sus hogares con el emblema de la lista que consideran reflejo de la lucha de la gente humilde: la 35. ¡Esa es!

La noche ya cubría a Guayaquil, y para terminar nuestro largo recorrido por la amplia barriada, los demás aspirantes a la Asamblea y yo, utilizamos un estrecho balcón para despedirnos con la promesa de volver con propuestas que se transformen en leyes para beneficiar a los moradores del sector.

La gente es amable, quieren más fotos y con mucho gusto las hacemos una y otra vez. Una radio local pidió dialogar con nosotros y en medio del emotivo recibimiento conversamos de temas coyunturales, mientras los vecinos gritaban a viva voz que vamos a ganar.

Levanto el brazo, saludo y aplaudo a mis nuevos amigos, mientras me brillan los ojos viendo lo verde que es mi cerro de Mapasingue.

 

La Candidata Marcela Aguiñaga festeja con sus simpatizantes a su llegada al sector Mapasingue Este.

 

Mariana Andagoya, tiene 66 años y vive con su esposo al cuidado de 4 nietos. Ella es comerciante de Mapasingue.

Mariana Andagoya, tiene 66 años y vive con su esposo al cuidado de 4 nietos. Ella es comerciante de Mapasingue.

 

 

Miguel Zumba saluda a la candidata a la asamblea, Marcela Aguiñaga, que es amigo del Presidente Correa desde hace 20 años y que quisiera un cementerio para los pobres.

Miguel Zumba saluda a la candidata a la asamblea, Marcela Aguiñaga, que es amigo del Presidente Correa desde hace 20 años y que quisiera un cementerio para los pobres.

 

 

Desde su ventana, Aura Baque saludó a la abogada Aguiñaga, expresándole su deseo de que existan accesos para personas con movilidad reducida.

Desde su ventana, Aura Baque saludó a la abogada Aguiñaga, expresándole su deseo de que existan accesos para personas con movilidad reducida.

 

 

Todos aprovecharon el paso de la caravana para hacerse una fotografía con Marcela Aguiñaga.

Todos aprovecharon el paso de la caravana para hacerse una fotografía con Marcela Aguiñaga.

 

 

Los candidatos y sus equipos de trabajo al final de la jornada en el sector de Mapasingue, agotados pero felices del cariñoso recibimiento.

Los candidatos y sus equipos de trabajo al final de la jornada en el sector de Mapasingue, agotados pero felices del cariñoso recibimiento.

 

2 comentarios en “El cerro es verde en mi Mapasingue

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *