El Municipio de Guayaquil y Hábitat III

Jaime Nebot sobre Habitat II

El procedimiento para desmentir esta afirmación hecha por el alcalde Jaime Nebot en la red social Twitter es leer el documento que se aprobó en la Conferencia Hábitat III (la “Declaración de Quito”) y contrastarlo con la realidad de una Guayaquil administrada casi 25 años por el PSC. Voy a contrastar los “objetivos” de Hábitat III, consagrados en el párrafo 13 de la “Declaración de Quito”, con las “prácticas” del Municipio socialcristiano de Jaime Nebot en la ciudad de Guayaquil:

Declaración de Quito, fragmentos del párrafo 13:

13. Pensamos en ciudades y asentamientos humanos que:

(a) “cumplan con su función social, incluyendo la función social y ecológica de la tierra…” [Realidad: El Municipio de Guayaquil permite un crecimiento de la ciudad en beneficio de los empresarios de la construcción, lo cual atenta contra la “función social” de la ciudad, que además es una obligación constitucional (Art. 31). Un estudio que encargó el propio Municipio de Guayaquil reveló que el crecimiento de Guayaquil “ha privilegiado la densidad en términos de áreas impermeables del suelo urbano –inclusive en las divisorias y laterales de calles y avenidas en fechas recientes. Este tipo de ocupación aumenta notablemente la temperatura en la ciudad, incrementa significativamente los picos y la velocidad del escurrimiento de las aguas pluviales [y] pueden llegar a aumentar en seis (6) veces los costos de conducción cuando se compara con una estrategia que utiliza la laminación de picos de escorrentía mediante áreas verdes, pavimentos permeables, reservorios y otras medidas que ayuden la gestión del drenaje pluvial, el alcantarillado sanitario y la recolección y disposición de residuos sólidos” (pp. 24-5). Esta descripción de la ciudad hecha por expertos evidencia que el desarrollo urbano de Guayaquil atenta contra la “función social” de la ciudad]   

(b) “sean participativas, promuevan el compromiso social…” [Realidad: El municipio ha cooptado la participación ciudadana: en la Asamblea de Participación, el alcalde y un concejal tienen el 51% de la representación y las organizaciones de la sociedad civil que pueden participar son aquellas que el Municipio de Guayaquil ha designado de manera expresa en Ordenanza; buena parte de ellas reciben dineros del Municipio de Guayaquil. Nebot, en su salsa autoritaria: “A mí no vengan teóricos de la participación ciudadana a enseñar sobre lo que eso significa]

(c) “logran la equidad de género y empoderen a todas las mujeres y niñas…” [Realidad: La directora de turismo del Municipio de Guayaquil, Gloria Gallardo, ha llamado a su antiguo –y también actual- jefe, Jaime Nebot, “machista”. No se equivoca la señora Gallardo: cuando al alcalde Nebot se lo ha enfrentado con una candidatura femenina, como fue el caso de Viviana Bonilla el año 2014, no dudó en utilizar la herramienta del machismo como un arma política].

(d) “estén a la altura de los desafíos y oportunidades del crecimiento económico sostenido…” [Realidad: El economista guayaquileño Walter Spurrier, en nada sospechoso de afinidad al oficialismo, ha explicado que la economía de Guayaquil se ha rezagado frente a la economía de Quito, ciudad que se ha convertido, durante la administración del alcalde Jaime Nebot, en “capital económica indiscutible” en reemplazo de Guayaquil]

(e) “cumplan sus funciones territoriales más allá de sus demarcaciones administrativas…” [Realidad: El Municipio de Guayaquil ha decidido –mejor dicho, el Alcalde Nebot, de manera inconsulta y unilateral- negar la prestación de servicios al oeste de la Sergio Toral, en sectores marginales de Guayaquil: “Yo he tomado la decisión de que aquí no vamos a legalizar un terreno ni vamos a poner una volqueta de cascajo ni un metro cuadrado de asfalto ni un metro de tubería de alcantarillado de agua potable más allá de la Sergio Toral” –Sesión del 7 de octubre, página 11. Esta trampa contable (de excluir y no atender a sectores marginales) le ha servido al Municipio de Guayaquil para mentir sobre las cifras de los beneficiarios del servicio de alcantarillado, lo que fue evidenciado por el periódico inglés The Guardian en el artículo “Ecuadorians tired of waiting for a clean up of Guayaquil’s filthy waters]

(f) “promuevan una planeación e inversión sensibles a la edad y al género de las personas para una movilidad urbana sostenible…” [Realidad: Guayaquil es una ciudad pensada para los vehículos, por lo que la idea de una “movilidad urbana sostenible” está ausente de su escasa planificación. El fracaso de la Metrovía (un servicio que el año 2020 debería tener siete troncales y casi en el año 2017 apenas tiene tres troncales), la inexistencia de una red de ciclovías y la ausencia de un sistema multimodal de transporte son evidencia irrefutable de este fracaso]

(g) “adopten e implementen acciones para el manejo y la reducción de riesgos de desastre…” [Realidad: Guayaquil es una ciudad que es vulnerable a los riesgos de las inundaciones –por efecto del cambio climático- al punto de ser la cuarta ciudad en el mundo con mayor riesgo de pérdidas económicas por ello; asimismo, es una ciudad de extrema vulnerabilidad a los terremotos, de acuerdo con la información del proyecto RADIUS. En general, el Municipio de Guayaquil ha sido ineficaz en la gestión de los riesgos de la ciudad –la caída de ese paso a desnivel el 16 de abril fue una voz de alerta] 

(h) “protejan, conserven, restauren y promuevan sus ecosistemas, agua, habitantes naturales y su biodiversidad…” [Realidad: los esteros que atraviesan la ciudad y los ríos Guayas y Daule han agravado su contaminación en el curso de la administración socialcristiana. Esta contaminación proviene de empresas (como Balsasud S.A.) que no son debidamente controladas por el Municipio de Guayaquil. La dirección de ambiente del Municipio de Guayaquil es totalmente ineficaz para cumplir su rol de control ambiental].

El alcalde Jaime Nebot miente. Las “prácticas” de la ciudad de Guayaquil son totalmente contrarias a los “objetivos” que persigue Hábitat III. Todos los literales del párrafo 13 de la declaración de Hábitat III, del “a” al “h”, son incumplidos por el Municipio de Guayaquil.

Jaime Nebot quiere que Ecuador sea como Guayaquil

Enhorabuena que no pudo dañar a Ecuador de la manera en que ha retrasado el desarrollo de Guayaquil. Porque una cosa es hacerlo mejor que el PRE (la peor administración que ha tenido la ciudad) y otra muy distinta hacerlo en aplicación de los estándares internacionales que procuran una ciudad “verde, inclusiva y sustentable”. Es decir, todo lo que Guayaquil no es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *