¿Seguimos? ¡sí!; ¿paramos? ¡no!

Hoy fue un día de mucho ajetreo político. De esos que me llenan de satisfacción al hacer un balance cuando culmina la jornada. Durante la mañana participamos en el Gabinete Ampliado en la ciudad de Milagro, donde abordamos temas de importancia para la provincia del Guayas, para luego, ya en la tarde tener la oportunidad de reencontrarme con mi querida gente de Progreso y Playas donde los candidatos del Distrito 3 ya nos esperaban junto a su pueblo a pesar del sol canicular.

Ellos estaban ahí con mucho optimismo para contarnos sus necesidades, y a la vez entregarnos documentos de casos puntuales que requieren de atención inmediata. En la Central Parroquial de Posorja nos presentamos uno a uno los candidatos a la Asamblea, ante cientos de partidarios que nos recibieron en un ambiente de fiesta popular.

Las calles limpiecitas, con sonrientes viejitos asomados en sus balcones cantando con mucha fuerza: “Ya tenemos presidente, tenemos a Rafael”. Qué emoción que provoca tanto entusiasmo… Humildes mujeres, amas de casa, nos sorprenden al paso para decirnos: «gracias por todo lo que han hecho por nosotros en estos años. Nunca recibimos ayuda de otros políticos. Si alguna vez pasaron por aquí, no los volvimos a ver después que fueron elegidos”.

La agenda era intensa, así que luego acudimos a una entrevista en Radio Costa.  Allá nos esperaba otro grupo de amigos al pie de la imagen de la Virgen de la Merced, que queda en lo alto del mirador. Desde allí se puede apreciar todo el pueblo de General Villamil con sus hermosas playas adyacentes, que mantienen ese eterno romance con las olas y el mar, generoso compañero de nuestros cholos pescadores que cada mañana se aventuran en la inmensidad de sus aguas para traer consigo el fruto de su esfuerzo.

Durante la entrevista, resaltamos una vez más la afiliación al seguro social por el trabajo no remunerado de la mujer en el hogar, defendiendo como siempre que ellas tengan acceso a los servicios de salud y a una jubilación digna. Otro gran paso que debemos dar, luego que los ecuatorianos ya contamos con una infraestructura de primer nivel construida durante estos diez años, es que se fortalezca la calidad del servicio público que brindan los funcionarios, porque el mandante, o sea ustedes, se merecen el mejor de los tratos de quienes estamos para servirlos.

Aprovechamos esta visita para socializar una propuesta de Ley que beneficiará a los comerciantes autónomos de la provincia, porque el derecho al trabajo está consagrado en nuestra Constitución.

Fuimos alternando los micrófonos de la radio entre todos los candidatos, respondiendo a las inquietudes de las múltiples llamadas telefónicas de un pueblo generoso, que quiere conocernos y saber, a la vez, sobre nuestras propuestas, a diferencia de quienes solo difunden odio, muestran un camino de logros posibles. Los revolucionarios somos gente de palabra que cumplimos lo que ofrecemos.

Nuevamente sentimos ese agradecimiento infinito de las familias vecinas del mirador que nos acompañaron por todo el trayecto hasta la tarima, en donde ya nos esperaba con profunda emoción la compañera Miriam Lucas, Alcaldesa de Playas, quien goza de la admiración de su gente por haber recuperado las avenidas y calles del cantón.

El pueblo aplaudió una a una las efusivas intervenciones de Michel Doumet, Mayra Cornejo, Alaín Vélez y Tania González, nuestro equipo completo del Distrito 3. La respuesta de la gente en las calles siempre es positiva y de profunda gratitud. Cientos de banderas verdes y una camiseta gigante nos despidieron al salir con rumbo a nuestro encuentro con la red de maestros y pescadores.

Cuánta alegría provoca internamente ver a una población consciente que los cambios realizados han sido positivos durante esta década, porque dejaron de ser un pueblo olvidado para pasar a ser un pueblo digno, orgullosos de sentirse parte del proceso de la Revolución Ciudadana.

Los comuneros saben que estamos trabajando en las distintas zonas, y su mayor anhelo es que se tome en cuenta al barrio 25 de Julio, donde se encuentra el botadero de basura, que se construya una nueva carretera en la vía Playas – Engabao y que los ciudadanos con movilidad reducida tengan también acceso a los distintos espacios de la urbe.

Me llevo muy dentro de mí la imagen del espectáculo glorioso de la inmensidad de nuestro mar, tan pero tan grande como nuestro compromiso para con las familias de este hermoso paraje de la provincia del Guayas.

Por eso, a pesar del cansancio por la intensa jornada, me repito a mi misma: ¿seguimos? ¡sí!; ¿paramos? ¡no!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *